El Chopo: Lugar de encuentro para las contraculturas en México

Por Mariana Arámburu

Emos y punks en el Chopo

 

La primera vez que fui al tianguis del Chopo tenía 16 años e iba en busca de unas botas que, según me habían dicho mis amigos, sólo podía encontrar ahí.

Cuando llegué, quedé sorprendida por la cantidad de gente tan extraña que caminaba por el lugar. Antes, cuando salía a la calle, había visto pequeños grupos de punks, darks, emos, hippies, góticos y rastas que me llamaban la atención por sus looks tan particulares; pero nunca había visto a tantos reunidos en un mismo lugar. Para mí, este tianguis era su base, su punto de reunión.

Recuerdo que al principio me dio un poco de miedo y desconfianza, por lo que agarré bien mis cosas y no me separé del amigo con el que iba, quien era cliente frecuente del tianguis y lo sentía como otro sábado cualquiera.

Fui tranquilizándome a lo largo del recorrido ya que para ellos yo pasaba desapercibida. Me di cuenta de que no era gente peligrosa (aunque tenía que tomar mis precauciones), y a diferencia de lo que yo pensaba antes de llegar, no les importaba en lo más mínimo que no fuera vestida como ellos.

Tienda de ropa gótica en el Chopo

Ese día salí del tianguis con unas botas de 10 centímetros de plataforma y unos pantalones de cuero. No he vuelto a ir mucho, sólo una o dos veces al año a ver al grupo de algún amigo tocar. Pero todas esas veces me ha llamado la atención la misma cosa: la cantidad de gente que se reúne ahí simplemente para convivir con el grupo social con el que se identifican.

¿Qué es el Chopo?

Para la mayoría de la gente que he conocido, sobre todo en la esuela, escuchar del Tianguis del Chopo , si es que saben que existe, es pensar en un lugar peligroso o en un mercado de drogas. A algunos les da miedo; a otros les da curiosidad  y van a visitarlo alguna vez para observar, sintiéndose en un zoológico, a la variedad de especies extrañas que caminan por la calle vestidos de negro y estoperoles o con rastas tan largas que llegan hasta el piso.

Pero para la gente que viene aquí cada sábado, desde los amigos que mencioné anteriormente que tocan desde hace tres años, hasta peronas que estuvieron en sus inicios, hace más de 30 años, el Tianguis Cultural del Chopo es un espacio abierto, de tolerancia, donde no importa tu edad, género o ideología, siempre serás bienvenido por formar parte de la contracultura en México.

Es cierto que para la gente mayor a 45 o 50 años en este mercado, el movimiento contracultural en nuestro país  tiene un significado mucho más profundo que para los jóvenes del lugar. Caminando el sábado pasado para averiguar un poco más sobre el tianguis, escuché la conversación de un hombre de unos 60 años con un joven de mi edad: “Nosotros les abrimos el camino a todos ustedes” se quejaba el señor “si no fuera por nosotros seguirían vagando y tus jefes (papás) ya te habrían sacado de la casa”.

Un poco más atrás, había escuchado a un grupo de punks quejarse sobre los emos: “ellos no son una contracultura, son una tribu urbana más.Nosotros llegamos aquí antes”.

Dejando aparte los conflictos personales entre punks y emos, que podemos ver más detalladamente en El Universal  y La Cronica, estas dos conversaciones me hicieron darme cuenta de que a todas las tribus urbanas en México ,  los une éste lugar y lo consideran como parte de su propia historia.

Revistas para todos los gustos

 

¿Cómo empezó?

La historia del tianguis cultural del Chopo comenzó el 4 de octubre de 1980 como un proyecto impulsado por la UNAM. El plan inicial de sus creadores, la directora Ángeles Mastretta y el promotor cultural, Jorje Pantoja, era que este tianguis permaneciera un mes dentro de las instalaciones del Museo Universitario del Chopo ,  pero debido a su éxito entre los jóvenes universitarios, permaneció 5 años más instalado en la calle frente museo.

En 1985, el tianguis fue desalojado debido a los problemas de inseguridad que empezaron a brotar alrededor de éste. La idea principal del tianguis era crear un espacio donde su público pudiera vender, comprar e intercambiar discos de música contemporánea “underground”; pero poco a poco, empezó a abrisre un nuevo mercado de drogas y alcohol, que causó problemas de violencia y quejas de la gente en la colonia, hasta que las autoridades de la delegación Cuauhtemoc decidieron desalojar a todos los vendedores.

Después de haberse reubicado varias veces en estacionamientos, parques e incluso en la facultad de arquitectura de la UNAM, el tianguis finalmente logró instalarse frente a la estación del tren suburbano, junto a la Biblioteca José Vasconcelos.  

Como mencioné antes, el Tianguis Cultural del Chopo fue creado originalmente con el objetivo  de crear el intercambio de música juvenil, en el que se incluían géneros como rock, metal, blues, reggae, jazz. Con el transcurso del tiempo, el tianguis empezó a  tener también todo tipo de comercios relacionados con la cultura underground. Se empezó también a vender ropa, libros y accesorios y con ésto, se empezó a formar un espacio que funcionó como un punto de encuentro para las diferentes contraculturas que existían en la ciudad.

El Chopo desde adentro

Botas para todos

Caminando por el tianguis del Chopo,  me encuentro a Felipe Victoriano, un hombre de aproximadamente unos 45 años, que presume de ser uno de los organizadores culturales del tianguis. Al preguntarle si le puedo hacer una entrevista, me ve con curiosidad, luego se acerca a mí y empieza a contarme en voz baja la historia del tianguis.

Felipe me cuenta que él estuvo en el tianguis desde sus incicios: “Fue una exposición cultural planeada por la UNAM en 1980. Se llamaba Primera feria del libro y de la revista.”

Felipe se sorprende cuando le pregunto  más sobre el tianguis, pero no se muestra incómodo y empieza a subir su tono de voz.

 “Después de estar insalados por dos años dentro del museo, en 1982 el gobierno nos sacó a la calle. Tres años después de eso nos quisieron desalojar de la calle y llegó Ángela Peratta, que tenía un grupo llamado TNT y convocó a todos a una tocada-meeting para marchar y pedir un espacio para instalarnos”

Felipe me explicó que después de esta marcha no les permitieron volver a instalarse en la calle del museo, pero les dejaron un espacio en la Alameda Santa María. En ese momento, recordó con nostalgia:

“De la Alameda Santa María también nos corrieron. Después de esto rentamos un estacionamiento en la facultad de arquitectura de la UNAM gracias a amigos que teníamos ahí adentro. Habíamos empezado con un movimiento de aproximadamente 150 personas y para 1986 éramos sólo 30.

Finalmente, a finales de los 80´s, llegamos a un acuerdo con la delegación Cuauhtemoc: si prometíamos portarnos bien, nos iban a dar una de las calles cercanas al museo. Llevamos instalados en esta calle 22 años, abriendo cada sábado.”

Le pregunté a Felipe cómo ha sido la relación de estos últimos 22 años con las autoridades de la delegación. Primero “Hemos tenido problemas con el tianguis con cada cambio de delegado. Algunos nos quieren eliminar del mapa, otros quieren reubicarnos o sacarnos de nuestra delegación pero no lo han logrado. Otros nos dejan en paz mientras los jóvenes no causen problemas.

Pero sobre todo en estos últimos años ya no hemos tenido problemas. En los comienzos del tianguis el gobierno estaba muy temeroso por los movimientos juveniles del 68  y el 71. Le daban miedo los jóvenes y la entrada del rock. Ahora que el PRD se encarga de este lugar, hay más apertura.”

Puesto de flores

Además de los movimientos estudiantiles que se presentaron en 1968, 1971 y 1986 en contra del sistema, Felipe también mencionó las Olimpiadas de 1968 y el Mundial de Futbol en 1986 que le siguieron a estos como excusas del gobierno para quitarlos y darle una mejor imagen a la ciudad.

Finalmente le pregunté a Felipe lo que significa el tianguis para él. Al tiempo que me señala los puestos de revistas y discos que se encuentran frente a nosotros, me contesta:

“Lo veo sobre todo como un lugar de reunión para los jóvenes que buscan identificarse con una contracultura. También es un espacio para la gente que no cuenta con el dinero suficiente para ver un concierto, verlo gratis aquí. Han venido desde Café Tacuba y Maldita Vecindad hasta jóvenes que se presentan en vivo por primera vez”.

Me despido de Felipe. Él se despide y voltea a ver hacia el principio de corredor. Me dice que si llego al principio me voy a buscar a “Chelico”, quien escribe para La Jornada cada dos semanas sobre el Chopo.

No logro encontrar al escritor, pero investigando en Internet, me encuentro con algunos de sus artículos en su sección titulada En el Chopo, donde habla de música  y otras cosas que se pueden encontrar aquí, así como de su propio módulo   de La Jornada.

El Cinematógrafo del Chopo

Al principio del tianguis (si se empieza el recorrido desde la bibliotea Vasconcelos) se encuentra el corredor cultural del Chopo, un espacio dedicado a la expresión artística de la contracultura.

En este corredor se encuentran exposiciones de artes plásticas y visuales temporales; Radio Chopo, un foro musical donde encontramos presentaciones de grupos musicales; la Segunda Feria del Libro y la Revista,  e incluso una carpa en la cual se hacen proyecciones de películas llamada “El Cinematógrafo del Chopo”, extensión de la original que se encuentra en el Museo del Chopo.

En el Espacio Fotográfico del corredor, se encuentra la exposición de la joven Angélica Arlensiú Márquez Legorreta. Está muy ocupada organizando su exposición pero accede a platicarme un poco de su trabajo. Es una persona amable y me contesta sonriendo:

“Estudié fotografía en Xochimilco y ésta es de mis primeras exposiciones” me explica ella. Sus fotografías reflejan mensajes que las personas le han querido transmitir y que les ella ayuda a expresar. “Empecé con esta serie de fotografías en el 2007 y continuaré su producción mientras haya quien quiera expresar algo”.

Antes de irme, Angélica me regala un folleto con más información sobre su exposición y sobre las futuras presentaciones que se darán aquí.

Angélica Arlensiú Márquez Legorreta

 

 

Treinta años después

Hoy en día, el Tianguis Cultural del Chopo ya está establecido, al parecer a largo plazo, en la Calle de Saturno, en la colonia Guerrero y está abierto desde las 11 am hasta las 7 pm todos los sábados.

Uno de los principales problemas que enfrenta hoy en día el tianguis son las drogas. Hace unos años estuvieron a punto de cerrar el tianguis debido a la gran cantidad de drogas que circulaban por el lugar. Hoy en día, se está controlando el problema y se pueden encontrar policías en cada esquina a lo largo de la calle.

También, desde la inauguración en el 2006 de la Biblioteca José Vasconcelos  , se han desalojado a grupos de gente joven que se encontraba frente al lugar causando problemas y dándole una mala reputación al lugar.

Dentro del tianguis, se pueden encontrar camisetas de cualquier grupo de rock, discos de casi cualquier género, revistas de música, ropa, accesorios y casi cualquier cosa que pueda ayudar hacer que alguien se identifique con los movimientos contraculturales que existen en nuestro país desde hace más de 50 años.  

Hace poco, de acuerdo al Informador, se celebraron los 30 años del tianguis, que para muchos significan 30 años más de aceptación y tolerancia en nuestro país.

Oso vampiro

Anuncios

4 comentarios on “El Chopo: Lugar de encuentro para las contraculturas en México”

  1. cezy dice:

    es un lugar super chido donde encuentras de todo……….

  2. VANESSA dice:

    ojala la gente fuera tolerante con lo que no conoce y dejar d descalificar a todos los que nos gusta el rock y dejar d pensar que tan solo por no seguir las modas absurdas somos raros violentos o delincuentes larga vida al chopo para que cuando mi hijo cresca lo conozca y tambien mis nietos LARGA VIDA AL CHOPO LARGA VIDA AL ROCK

  3. liliana jacinto dice:

    Todo mi apoyo a El Tianguis… ya que une a toda la raza en todos sus generos!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s